viernes, 4 de noviembre de 2011

Alimento de lobos


El otro día me llevé una grata sorpresa ya que encontré en un dvd unos cuantos archivos de fotos que daba por perdidos en un disco duro que se me fastidió hace un par de años.
Pues bien al repasar el dvd descubrí con satisfacción unas fotos de hace unos cinco años que me han animado para subir algo al blog que lo tengo abandonadito.
Las imágenes son algo duras pero no mas que la vida misma en la naturaleza.
Una tarde después de comer de un mes de diciembre nos fuimos  a dar una vuelta por Los Ancares, la helada había desaparecido de las solanas en las zonas bajas pero al ir subiendo la nieve helada iba haciendo acto de presencia después de un rato en una pista forestal nos llevamos una verdadera sorpresa.



Este era un joven jabalí de unos 30 kilos, por la frescura del hallazgo es posible que nuestro acercamiento a la zona espantara a los comensales.
 Varios detalles y perspectivas de la víctima, los lobos empezaron a comer por detrás los jamones tiene mas carne, también se comieron las tripas pero se dejaron el hígado y en esta útima foto se ven claramente los pulmones y  el corazón, pero son verdaderas máquinas de trillar costillas y de engullir carne.
Nos dimos una vuelta buscando rastros algo no muy complicado en la nieve, los seguimos varios centenares de metros  huellas y sangre hasta que nos cansamos y a unos 50 metros del primero pero del otro lado de la pista nos encontramos este otro, en este caso una hembra adulta de la que ya habían dado buena cuenta en su mayor parte.

 Impresionante como limpian las costillas de carne, también en este caso se ven los pulmones y el corazón dentro de la cavidad torácica, desconozco los gustos de los lobos pero siempre pensé que las vísceras serían un bocado exquisito para ellos.
Nos fuimos dejando todo en su sitio, al día siguiente volví a subir por la mañana y ni rastro de carne ni huesos sólo algunos trozos de piel y la huella en la nieve de todo lo que allí había acontecido.
Las fotografías no son gran cosa están hechas con una Panasonic Lumix DMC-FZ5 de 5 megapixeles, es lo que en ese momento llevaba encima, espero que sea de vuestro interés.
Manete




7 comentarios:

Mario Cobler Blanco dijo...

Hola, impresionates las imagenes que ha captado, debió ser increible la sensacion de tenerlos cerca. Suerte que ha podido recuperar el disco duro.
Un saludo desde Girona

Ramón Suárez dijo...

Pues si que impresionan las imágenes. Así de dura es la naturaleza pero eso es ley de vida.
Me uno a tu blog. Saludos!!
http://avesyestrellas.blogspot.com

Juan Carlos Heredero Lázaro dijo...

Unas imágenes impresionantes ... para los blanditos de la ciudad (como yo). De haber sido yo, probablemente hubiera tomado las de villadiego ...
Saludos

Dani dijo...

Me ha impresionado el reportaje. Una suerte que lo hayas compartido. Una vez vi una oveja así en las proximidades de Suárbol y ahora me arrepiento de haber hecho algo, pero claro está el tema del tiempo y de cómo dices a tu mujer que llevas un animal devorado en el maletero. A ver si nos vemos en Navidades y hacemos una salida. Saludos.

MNK dijo...

¡Jesús! ¡Qué "gore"!
Para que luego digan que del cerdo se come todo... O estos lobos eran muy delicados, o las vísceras y la cabeza del porcino salvaje no resultan apetitosas...
MNK

elcamperoinquieto.com dijo...

Muy buena!!
ver eso in situ te acerca a la cruda naturaleza....y lo bueno es que otros vendran y aprovecharan todo!
Saludos camperos!

Xavi Albiac dijo...

Hola Manuel, vaya documento que no muestras, tiene que ser impactacte encontrarte semejante escena.

Muchas gracias por tus amables palabras a Marc, la verdad es que es una pena no haber coincidido en Gallocanta, espero que este año si que lo hagamos en Fabero o en Ancares.

El verano pasado coincidimos con una pareja en el alto de Ancares que estaban observando con sus telescopios los rebecos y le pregunté si era Manete, a la vista está que su respuesta fue negativa.

Por cierto, el flamenco que subiste a fn es increíble, felicidades!

Un saludo.

Venga, un saludo